miércoles, 15 de marzo de 2017

Las primeras ediciones de Sherlock Holmes en el siglo XIX


A lo largo de los años hemos reunido las primeras ediciones del inmortal detective Sherlock Holmes, producto de la imaginación del genial Sir Arthur Conan Doyle, publicadas en la revista Strand a finales del siglo XIX. Son cinco tomos que comprenden trienta revistas mensuales, desde el tomo II al VI. Cada tomo tiene una encuadernación distinta. El Strand se vendía de forma mensual, y cada semestre la editorial sacaba a circulación un tomo con las seis revistas encuadernadas juntas, con su índice incluido. Se dieron dos tipos de encuadernación. La más típica y habitual es la que se presentaba con las tapas en color azul y las letras doradas, con la famosa imagen de Haité, donde se  muestra una vista de la calle Strand mirando hacia el este, hacia la iglesia de St Mary-le-Strand; y otra encuadernación en piel, más lujosa. No obstante, con el tiempo muchos de estos volúmenes se han reencuadernado en tela editorial o en otros materiales, como se puede ver en alguno de los tomos que nosotros tenemos.



The Strand Magazine - Volumen II
Julio a Diciembre de 1891

Página 61 - A Scandal in Bohemia  -  (Julio de 1891)
Página 190 - The Red Headed League  -  (Agosto  de 1891)
Página 248 - A Case of Identity  -  (Septiembre de 1891)
Página 401 - The Boscombe Valley Mystery  -  (Octubre de 1891)
Página 481 - The Five Orange Pips  -  (Noviembre de 1891)
Página 623 - The Man with the Twisted Lip  -  (Diciembre de 1891)

The Strand Magazine - Volumen III
Enero a Junio de 1892

Página 73 - The Adventure of the Blue Carbuncle  -  (Enero de 1892)
Página 142 - The Adventure of the Speckled Band  -  (Febrero de 1892)
Página 276 - The Adventure of the Engineer's Thumb  -  (Marzo de 1892)
Página 386 - The Adventure of the Noble Bachelor  -  (Abril de 1892)
Página 511 - The Adventure of the Beryl Coronet  -  (Mayo de 1892)
Página 613 - The Adventure of the Copper Beeches  - (Junio de 1892)

The Strand Magazine - Volumen IV
Julio a Diciembre de 1892

Página 645 - The Adventure of Silver Blaze  -  (Diciembre de 1892)

The Strand Magazine - Volumen V
Enero a Junio de 1893

Página 61 - The Adventure of the Cardboard Box  -  (Enero de 1893)
Página 162 - The Adventure of the Yellow Face  -  (Febrero de 1893)
Página 281 - The Adventure of the Stockbroker's Clerk  -  (Marzo de 1893)
Página 395 - The Adventure of the "Gloria Scott"  -  (Abril de 1893)
Página 479 - The Adventure of the Musgrave Ritual  -  (Mayo de 1893)
Página 601 - The Adventure of the Reigate Squires  -  (junio de 1893)

The Strand Magazine - Volumen VI
Julio a Diciembre de 1893

Página 22 - The Adventure of the Crooked Man  -  (Julio de 1893)
Página 128 - The Adventure of the Resident Patient  -  (Agosto de 1893)
Página 296 - The Adventure of the Greek Interpreter  -  Septiembre de 1893)
Página 392 - The Adventure of the Naval Treaty [Part 1]  -  (Octubre de 1893)
Página 459 - The Adventure of the Naval Treaty [Part 2]  -  (Noviembre de 1893)
Página 559 - The Adventure of the Final Problem  -  (Diciembre de 1893)

El Strand magazine:


 



 


The Strand es una de las revistas más coleccionadas del mundo, tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos. La razón de su fama se encuentra sin duda en las historias de Arthur Conan Doyle con el detective de ficción Sherlock Holmes. La revista comenzó su andadura en enero de 1891, pero, como suele suceder hoy, estaba disponible una semana o dos antes de esta fecha.





Sir George Newnes. (de Ray Wilcockson’s “Altamarkings” blog).


Desde el principio fue una mina de oro para su editor, George Newnes, vendiendo cerca de 300.000 copias al mes durante los primeros 40 años en Gran Bretaña y otros 100.000 en los EE.UU. hasta 1916. Desde el principio, también se publicó en Estados Unidos con el mismo contenido, aunque a partir del primer mes tuvo su propio editor, James Walter Smith. Fue una revista que marcó toda una época, y creó una verdadera moda de publicación. Mostraba por lo menos una ilustración en cada página, una página de rompecabezas y sobre todo la publicación de famosos escritores de la época,  no sólo Conan Doyle, sino también E. W. Hornung, H.G. Wells, E. Nesbit, Rudyard Kipling, O. Henry, y P. G. Wodehouse. En su portada apareció el lema: “Editado por Geo. Newnes” hasta el año de 1914; pero el verdadero impulsor tras el dueño de la editorial fue Herbert Greenhough Smith, el editor literario, que trabajó en la revista desde 1891 hasta 1930.

Las oficinas de la revista estaban en la calle Burleigh de la famosa avenida Strand de Londres, o simplemente The Strand, como se suele denominar. En un artículo para celebrar el número 100 (abril de 1899), titulado "Una charla acerca de su historia"  escrito por Newnes, dice que originalmente se pensó que el nombre de la revista sería: “Revista Burleigh Street”, pero resultaba demasiado largo y al final se optó por el nombre con el que fue conocida, The Strand Magazine.



El primer diseño para la portada fue de George Charles Haité, que fue el que se mantuvo en el tiempo, sobre todo a finales del siglo XIX, y resultó ser un auténtico icono por el que se ha conocido posteriormente a esta publicación

George Charles Haité (1855-1924):

Fotografía de George Charles Haité sobre 1885 (de la National Portrait Gallery).
Fue un artista decorativo, diseñador, pintor, ilustrador y escritor, y un activo conferenciante sobre arte.

Su padre, George Haité (1825-1871), fue diseñador de tejidos; muchas de cuyas obras están en el Museo V & A (museo de Victoria y Alberto, museo nacional de arte y diseño), junto a muchas de las obras de su hijo, el cual a menudo firmaba como GC. Haité. Cientos de diseños de GC. fueron donados por su hija. (Como curiosidad, siempre muestran estampada la siguiente dirección: Ormaby Lodge, The Avenue, Bedford Park, en el oeste de Londres).



Diseño de la imagen de la cubierta de The Strand Magazine por Haité:

Esta ilustración icónica de Haité muestra la vista que mira hacia el este a lo largo de The Strand, hacia la iglesia de St Mary-le-Strand. En esa época, como ahora, The Strand se extendía desde Charing Cross hasta Temple Bar, (dos monumentos londinenses que también han prestado sus nombres a sendas revistas). Temple Bar era una puerta en forma de arco monumental situada donde termina The Strand y comienza Fleet St, en el límite entre Westminster y la ciudad de Londres. Este bello arco de entrada, diseñado por Wren, se convirtió rápidamente en un cuello de botella para el tráfico, y fue retirado en 1878.  En la actualidad se encuentra en la Plaza Paternoster, cerca de la Catedral de San Pablo.

El Strand fue considerada en aquellos tiempos como una avenida de moda, que unía la ciudad de Londres y la Catedral de San Pablo, con el Palacio de Buckingham, los edificios del Parlamento y Whitehall. Lo que realmente representaba los centros financieros, religiosos y políticos del mismo corazón del Imperio Británico. En su extremo más oriental, estaba el núcleo de los medios informativos de Fleet Street, lo que se denominó, “el cuarto poder”.

La portada de la revista que diseñó Haité fue muy fiel a la imagen real de la zona en la época en que se diseñó.  Es bastante exacta, como muestra en las fotografías:



 La imagen representaba la zona inferior de la calle de Burleigh, donde estaban las oficinas del semanario Tit-Bits y del Strand.

En la portada hay algunos detalles más dignos de mención:



Hay que tener en cuenta también a los dos vendedores de periódicos; uno corriendo a través de la carretera, el más cercano, sobre el pavimento vendiendo copias de Tit-Bits, se puede ver incluso el título en la copia que lleva bajo el brazo. Esto, por supuesto, es una referencia a la revista semanal (Tit-Bits) que fundó el propio Newnes en 1881; fue el primer ejemplo de este tipo de medio de comunicación y se convertiría en el progenitor de la prensa sensacionalista actual.





En la imagen la mayoría de los peatones son hombres, y el caballero de la izquierda, en la parte de atrás, parece que podría haber sido un retrato; pero ¿de quién? ¿De George Newnes, el fundador de la revista?

En el primer ejemplar del Strand se publicó un artículo de 10 páginas sobre la famosa calle y sus alrededores, con varios bocetos de Haité. Uno mostraba la vista norte, desde The Strand hasta el 12 de Burleigh St., donde se publicaron tanto el Strand como el Tit-Bits.

Publicación mensual:

Desde sus comienzos The Strand siguió una estrategia de publicación orientada para ser compilada en un solo volumen, dos veces al año. Cada edición mensual estaba editada en rústica, con unas cubiertas en cartón fino o cartulina. Dos veces al año, los seis números se podían juntar eliminando las tapas y la publicidad, incluyendo en cada volumen una portada con el título, los meses que comprendía, el número del tomo, la fecha y la editorial; además de las páginas de índice que venían al final de cada volumen. 



Estaba diseñado así porque cada revista individual estaba numerada para ir correlativa, volviendo a la página primera al inicio de cada nuevo volumen. El editor ofrecía volúmenes encuadernados completos en varios acabados, desde la tela a la piel, dependiendo del bolsillo del comprador. En las ediciones más lujosas, la portada de Haité habría sido eliminada en favor de motivos dorados, y letras grabadas en la piel; aunque la encuadernación estándar de Newnes si que mostraba la ilustración típica en la cubierta de cada volumen. Está última es la preciosa encuadernacion en color azul turquesa y letras doradas que tanto gusta a los coleccionistas.

Sherlock Holmes en The Strand Magazine:

La publicación de los relatos de Sherlock Holmes a finales del siglo XIX, en plena época victoriana, en The Strand Magazine, fueron las primeras historias cortas que escribió Arthur Conan Doyle y se reunieron en  dos colecciones relativas a las fechas en que fueron publicados enla revista:

Las Aventuras de Sherlock Holmes:

Estas primeras doce historias de Holmes fueron publicadas a partir del 14 de octubre de 1892 en la revista Strand:

o    Escándalo en Bohemia (1891)
o    La Liga de los Pelirrojos (1891)
o    Un Caso de Identidad (1891)
o    El Misterio del Valle Boscombe (1891)
o    Las Cinco Semillas de Naranja (1891)
o    El Hombre del Labio Retorcido (1891)
o    El Carbunclo Azul (1892)
o    La Banda de Lunares (1892)
o    El Dedo Pulgar del Ingeniero (1892)
o    El Aristócrata Solterón (1892)
o    La Diadema de Berilos (1892)
o    El Misterio de Copper Beeches (1892)

Conan Doyle confesó que para él la historia de “La banda de lunares” posiblemente fuera el mejor caso del popular detective. Por este motivo, escribió y produjo una obra de teatro basada en esta historia, que se estrenó en el teatro Adelphi de Londres en junio de 1910.

Las Memorias de Sherlock Holmes:

A partir de diciembre de 1892 se publican otras 12 historias del famoso detective. Cuando se publica una recopilación en Londres, se decidió no incluir  “La aventura de la caja de cartón”, ya que trataba el tema de la infidelidad y el adulterio, algo poco recomendable para los jóvenes de la época victoriana.

o    Estrella de Plata (1892)
o    La Aventura de la Caja de Cartón (1892)
o    El Rostro Amarillo (1893)
o    El Oficinista del Corredor de Bolsa (1893)
o    La Corbeta "Gloria Scott" (1893)
o    El Ritual de los Musgrave (1893)
o    Los Hacendados de Reigate (1893)
o    La Aventura del Jorobado (1893)
o    El Paciente Interno (1893)
o    El Intérprete Griego (1893)
o    El Tratado Naval (1893)
o    El Problema Final (1893)


Placa en las cataratas suizas de Reichenbach
En la última novela de esta recopilación,  Conan Doyle decide acabar con la vida del inmortal detective. Estaba cansado de él y lo despeña por una catarata sin ninguna compasión. Es en este último relato, en el “El problema final”, cuando  Conan Doyle,  decidido a acabar definitivamente con Sherlock Holmes en las cataratas suizas de Reichenbach,  crea un enemigo a su medida; el profesor de matemáticas, y genio del crimen, Moriarty. Doyle estaba harto de su creación. Prefería escribir sus libros históricos donde podía extenderse en los temas que amaba de verdad. Su gran edición de la guerra de los Bóers, que le valdría el título de Sir del Imperio Británico, era realmente su vocación. Las cortas novelas del inmortal detective solo eran un juego, una forma de ganar dinero de forma fácil, y porqué no, de conseguir la fama que tanto deseaba para sus otras aventuras editoriales. 

Todo había comenzado como algo natural en él. Era un escritor con mucho talento para el misterio y la novela corta. Y su vida le había empujado a la creación del famoso investigador consultor. La influencia de su profesor de medicina, los problemas en su infancia con un padre alcohólico, y su natural carácter inquieto, metódico y curioso le llevó a la creación del detective.


Pero el personaje le superó, y al final decidió desprenderse de él. Qué gran error. Desde que representó su muerte en la última historia que publicaría al final de este siglo victoriano, todo cambió para él. Muchos le odiaban por haber matado al famoso detective, hasta su propia madre dejó de hablarle. Al final, tuvo que traerlo del reino de las tinieblas y revivirlo, ya en los inicios del siglo XX, en la novela por entregas “El sabueso de los Baskerville”, no pudo hacer ya otra cosa.

Hay que tener en cuenta también, que las aventuras de Holmes y de su inefable compañero Watson, le reportaban unos beneficios muy sustanciosos para la época. Con el primero de sus relatos, “Escándalo en Bohemia”, ya consiguió la fama suficiente para aumentar  mucho su categoría como escritor de moda, y por lo tanto la retribución que exigió a la revista Strand.


  
De las veinticinco libras que ganó con esta primera historia pasó al instante a cobrar sobre la treinta y cinco, incluso cincuenta en los posteriores. Una suma muy considerable que le dio pronto un desahogo económico suficiente para poder dedicarse a escribir.


 
La presentación entre Holmes y Watson, según se relata en las novelas, sucedió dentro del hospital de St. Bartholome. Hoy podemos encontrar la placa conmemorativa del evento en una de sus salas.






Sidney Paget (1860-1908):



Hoy en día, Sidney Paget es más conocido como el creador de la imagen popular de Sherlock Holmes. Fue involuntariamente contratado para ilustrar Las aventuras de Sherlock Holmes, una serie de doce relatos cortos que se publicaron desde julio de 1891 hasta diciembre de 1892, cuando los editores accidentalmente le enviaron la correspondencia con el encargo a él en lugar de a su hermano menor, Walter Paget.

Es una creencia comúnmente aceptada que Paget posteriormente basó la apariencia de Holmes en la de Walter. Sin embargo, según el Oxford Dictionary of National Biography de 1912 "La afirmación de que el hermano del artista Walter, u otra persona cualquiera, sirvió como modelo para el retrato de Sherlock Holmes es incorrecta". Henry Marriott (H.M.) Paget, hermano y amigo íntimo de Sidney Paget, se cita como la fuente de información privada.



En 1893, Paget ilustró Las Memorias de Sherlock Holmes, publicado en The Strand como episodios adicionales a las Aventuras. Al mismo tiempo que la popularidad de Holmes crecía, las ilustraciones se hicieron más grandes y elaboradas. Comenzando con La Aventura del Problema Final en 1893, casi todas los relatos de Holmes en The Strand tenían como característica una ilustración a toda página así como muchos otros dibujos más pequeños dentro del texto.



 Las ilustraciones también adquirieron un tono más oscuro cuando Paget usó el blanco y negro para reflejar la atmósfera lúgubre de las historias. El oscuro y sombrío aspecto de las ilustraciones de Paget probablemente influenció las películas americanas de detectives y el cine negro. Estas desde luego han influenciado cada una de las películas basadas en las historias de Holmes.


A Paget también se le atribuye ser el primero en darle a Holmes el sombrero de cazador y la capa de Inverness a Holmes, detalles que nunca fueron mencionados en los escritos de Sir Arthur Conan Doyle. La capa y el abrigo aparecieron por primera vez en una ilustración para El Misterio del Valle de Boscombe en 1891 y reaparecen en Estrella de Plata en 1893. También se muestran en unas pocas ilustraciones de El Retorno de Sherlock Holmes. (La pipa curvada fue añadida por el actor de teatro William Gillette.)


Con todo, Sidney Paget hizo unos 356 dibujos publicados para la serie de Sherlock Holmes. Después de su muerte en 1908, otros ilustradores se dieron cuenta que tenían que imitar el estilo de Paget cuando dibujaban a Sherlock Holmes. Las ilustraciones de Paget han sido reimpresas en muchas antologías holmesianas. Paget hizo para Sherlock Holmes lo que John Tenniel hizo para las historias de la Alicia de Lewis Carroll: definió la apariencia de un personaje de ficción realmente grande y original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario