viernes, 24 de marzo de 2017

Los Manuscritos Perdidos del Principado - Parte I



Firmada en Bruselas el 6 de febrero por el Principe


Algunas veces en las acciones más simples, en las cosas más triviales, encontramos las circunstancias que nos conducen a una serie de acontecimientos singulares, que nos llevan a un final insospechado. En esta historia real, que será muy del gusto de todos aquellos que se diviertan con los enigmas intelectuales, con los misterios históricos, o con los acertijos literarios; podemos descubrir lo que puede ocurrir cuando un buen día se nos ocurre dejarnos llevar por nuestra curiosidad.

Os quiero contar una pequeña historia real. Unos hechos que me sucedieron hace algunos años, y que aún hoy no han terminado de aclararse.

Todo comenzó hace unos años cuando el desarrollo de ese mercado virtual, denominado Ebay, comenzó a extenderse y aumentar en cuanto a ventas y cantidad de objetos que allí se ofrecían. A mí siempre me han gustado los libros antiguos, aunque hasta la fecha, debido a mi modesta posición económica, nunca me había podido permitir disponer del dinero suficiente como para invertir de una forma desahogada en este tipo de objetos de colección. Los libros antiguos, aquellos que aún perduran en el tiempo, con sus preciosas cubiertas de piel o de vetusto pergamino. Las maravillosas ediciones de pasta española o francesa, con sus blancas hojas de papel verjurado, pasaban ante mis ojos en las tiendas de anticuarios o libreros de viejo, siendo inalcanzables en modo alguno.

La revolución de internet obró el milagro y nos dejó entrar a los más plebeyos en este mundo de gente rica y adinerada, a compartir los desvelos en las subastas y pujas por los ejemplares más antiguos de la literatura que allí se ofrecían.

En una de estas subastas, de las muchas que me gustaba visitar por esa época, pude pujar por un pequeño y precioso ejemplar de nuestro inmortal Don Quijote de la Mancha. Los que estaban escritos en nuestro idioma, tanto fuesen de siglos muy tempranos o de reciente edición, resultaban aún muy caros para mí, pero con todo, podía optar por ediciones de esta famosa obra en otros idiomas cercanos. 


miércoles, 15 de marzo de 2017

Las primeras ediciones de Sherlock Holmes en el siglo XIX


A lo largo de los años hemos reunido las primeras ediciones del inmortal detective Sherlock Holmes, producto de la imaginación del genial Sir Arthur Conan Doyle, publicadas en la revista Strand a finales del siglo XIX. Son cinco tomos que comprenden trienta revistas mensuales, desde el tomo II al VI. Cada tomo tiene una encuadernación distinta. El Strand se vendía de forma mensual, y cada semestre la editorial sacaba a circulación un tomo con las seis revistas encuadernadas juntas, con su índice incluido. Se dieron dos tipos de encuadernación. La más típica y habitual es la que se presentaba con las tapas en color azul y las letras doradas, con la famosa imagen de Haité, donde se  muestra una vista de la calle Strand mirando hacia el este, hacia la iglesia de St Mary-le-Strand; y otra encuadernación en piel, más lujosa. No obstante, con el tiempo muchos de estos volúmenes se han reencuadernado en tela editorial o en otros materiales, como se puede ver en alguno de los tomos que nosotros tenemos.


jueves, 2 de marzo de 2017

THÉATRE DE M. FAVARD

THÉATRE DE M. FAVARD, Des Comédies, Parodies & Opéra-Comiques qu’il a donnés jusqu’à ce jour, Avec les Airs, Rondes et Vaudevilles notés dans chaque Piece. 

TEATRO DEL SR. FAVARD, las Comedias, Parodias y Ópera Cómica que él ha producido hasta el momento, con las Canciones, Rondas y Vodeviles señaladas en cada pieza.
 

-  Charles-Simon Favart.
-  Tomo X.
-  Edición de 1772.
-  Impresor: Chez la veuve Duchesne, Libraire, rue Saint-Jaques, au-dessous de la Fontaine S. Benoit, au Temple du Goût.
-  En París.


La obra se compone de diez volúmenes, impresos desde 1759 hasta 1775 en que se imprime la última comedia cómica.

Vols. 1 al 5: Théatre Italien.
Vols. 6 al 8: Théatre de la foire.
Vols. 9 y 10: Opéra-Comiques


Este décimo volumen está compuesto por cinco obras cómicas muy populares en la época, que fueron recopiladas en un solo volumen, algunas impresas en distintos años posteriores a la fecha de la portada general de la obra.




Les moissonneurs, 1768.  (Los segadores)
L' amant déguisé, 1769.  (El amante disfrazado)
La rosiere de Salenci, 1770.  (La doncella de Salency)
L' amitié a l’épreuve. 1776.  (La amistad a prueba)
La belle Arsenne, 1775.  (La bella Arsenne)


miércoles, 1 de marzo de 2017

The Fairy-Land of Science


Edición de 1885
La época victoriana fue un momento de grandes contrastes. Un mundo donde se enfrentaban los avances científicos y la modernidad daba sus primeros pasos, a la vez que los estratos sociales más bajos sufrían la pobreza y el abuso de la clase rica y poderosa. Este periodo histórico del Reino Unido se caracteriza por el despegue de la sociedad causado por la revolución industrial y sobre todo por la gran expansión del Imperio Británico. Bajo el reinado de la reina Victoria, que mantuvo las riendas del país durante algo más de 63 años, todo el Imperio sufrió un gran cambio y una profunda renovación. Lo que hasta ese momento era una sociedad rural, eminentemente agraria, con señores casi feudales y formas de vida antiguas; pasó en los años de su regencia a transformarse en una Inglaterra industrializada, con ansia por descubrir el futuro. El ferrocarril se expandió formando una red que comunicaba el país. Se luchó contra las graves epidemias de cólera y tifus. Se superaron las crisis económicas que aparecieron con el cambio del nuevo sistema de producción. Y sobre todo se luchó por el avance de una sociedad rancia hacia un derecho de sufragio más universal. En el otro extremo de esta cerrada sociedad, los hechos más vergonzantes soportaron todo el tejido industrial y el desarrollo de las ciudades. La explotación infantil, una importante lacra de ese siglo, el aumento en la separación entre clases y el sometimiento de las mujeres, formaban la parte más inconfesable de esta próspera sociedad.